TASMAN BOADILLA 21 - INDUS B 7

Visto: 14

7:20 A.M. Todavía era de noche. El equipo llegaba a Boadilla con sueño y con la intención de llevarse la victoria. Sacamos. Empezamos fuerte. No habíamos madrugado para perder este partido. Les metimos en su 22 enseguida y no teníamos intención de salir de ahí sin 7 puntos.  Tras varios intentos, nuestros delanteros llegaron a la línea de ensayo, pero el árbitro consideró que el balón no había tocado el suelo. Ahí se empezaron a torcer las cosas. El Tasman se despertó, después de que Industriales desaprovechara varias ocasiones de ensayar, y comenzaron a jugar. A base de patadas y de velocidad, consiguieron desorganizar  nuestra defensa y consiguieron un ensayo. 5-0 para los locales.

Industriales no estaba dispuesto a perder este partido. Nos sentíamos mejores, motivados y con ganas de dejarnos la piel en el campo, así que volvimos a la carga. Otra vez en su 22, jugando ahí la gran parte del primer tiempo, incluso llegando a superar la línea de ensayo varias ocasiones más, pero sin ser capaces de sumar ningún punto en el casillero. Estábamos nerviosos, queríamos marcar cuanto antes y eso se reflejó en nuestro juego.

Nos fuimos al descanso con un 5-0 en contra, sintiendo que merecíamos más, y salimos al campo a darlo todo otra vez. Presionando, intentando encontrar huecos en su defensa, llegamos en varias ocasiones a suspirar por el ensayo, pero en una gran jugada suya, nos metieron el segundo. 12-0. Teníamos que ponernos las pilas. No nos podíamos ir de allí sin meter ningún punto.

Después de intentarlo por todos los lados posibles, Christian consiguió romper su defensa, y con una carrera demasiado larga para su gusto, consiguió abrir otra vez el partido. Ensayo pegado a la línea de touch. Lass, con su zurda de oro transforma y nos ponemos 12-7, con más de la mitad de la segunda parte por delante.

Este era momento, un ensayo para ponernos por delante y demostrar cómo jugamos, pero nada más sacar de centro, en dos jugadas, su linea rompe nuestra defensa atacando muy bien los espacios, y nos quita esa esperanza de un plumazo ensayando bajo palos. 19-5 en el marcador. Aún así, Industriales tiro de orgullo y siguió intentándolo, sin suerte, pero con ganas. Corriendo, luchando, placando, y encerrando de nuevo al equipo rival en su linea de ensayo hasta el pitido final.

Ayer las cosas no salieron según lo esperado, con un juego más lento de lo deseado, pero el equipo no se va a rendir, y luchará cada partido como si fuese el último.

 

Por Álvaro Vermeulen.