Granada vs Industriales A, por Soriano

Visto: 160

Como habitualmente hacemos al salir de Madrid en AVE, quedamos en Atocha, concretamente en la escultura.

El viajero, aquella de las maletas.

A eso de las 9 de la mañana por alineación de los astros, todos estábamos puntuales.

Algo que me sorprendió que habitualmente no es así, fue el hecho de ir a Granda en AVE. La ruta sería llegar hasta Antequera y de allí coger un bus hasta la estación de tren de Graná. El viaje fue relajado, charlas varias, risas y alguna partida de mus.

En Puertollano tuvimos la suerte de acoger a un grupo de chicas que iban de despedida y que estaba alguna de ellas muy interesada en nuestro deporte explicado de la mano de Edu. Por suerte o desgracia no continuaron el viaje mas allá de Córdoba. Tras el recorrido hasta Antequera y trayecto en bus a Granada, desde la estación andandito, llegamos a nuestro hotel según lo planificado.

Charla de concentración y vendajes, listos para el encuentro. Calentamiento, ultimas palabras y a por el toro. Granada nunca regala nada y menos en su casa. Del partido me encantaría hacer una crónica detallada pero por desgracia poco recuerdo, tal vez son esas experiencias que se viven y sienten en el momento y no da tiempo a analizar los detalles. Tan solo recuerdo el ensayo de Guille por la banda y dos de Gotzi, que siempre sabe estar en el momento adecuado además de estar en todo momento. Mis sensaciones fueron de todo tipo pero en definitiva positivas.

El encuentro como sabemos, lo ganamos y tan solo quedaba disfrutar de Graná como solo nosotros sabemos. El tercer tiempo lo compartimos con unos cuantos cánticos, algo de comida y rica cerveza Alambra. La noche se la dejé a los más valientes, porque yo estaba para el arrastre. Así que de las aventuras y desventuras de la noche poco se hasta que algunos llegaron al Hotel y me despertaron con su saber estar y compostura. De modo que decidí salir a la puerta a darles la bienvenida según iban llegando a cada cual más hidalgo.

A la vuelta en el AVE tuvimos una aparición en el vagón cafetería de la que no tuve gran participación y jubilo. Quien sabe por qué. Llegamos a casa con los deberes hechos y una sonrisa.