Industriales C vs CRC C, por Viñuela

Visto: 151

Un sábado 27 de Enero comenzó lo bueno, un partido duro pero con unas ganas feroces, jugábamos contra el CRC, un equipo lleno de veteranos con mucha experiencia, se notaba que iba a ser un partido complicado pero

a la vez muy divertido, cuanta más dificultad hay más se divierte uno. Este partido era una oportunidad para demostrar a los nuevos senior el gran cambio de categoría. Los contrincantes  todos gordos muy duros que pesaban de 90 kg para arriba y a pesar de eso casi les ganamos, desde la primera parte hasta la segunda no nos rendimos y yo personalmente no noté cambio entre ambas partes. Hubo una constancia entre ambas partes que dificultaba diferenciar cuál es cuál.

La cuestión es que estos rivales eran duros y esto se podía comprobar viendo como el mismísimo Caza, sí, ese que sacaba volando a los contrincantes en anteriores partidos al percutir le costaba hacerles frente. Pero a pesar de todo eso nos quedamos con algo positivo y es disfrutar de este maravilloso deporte llamado Rugby.

Objetivamente hablando no ha sido una victoria pero la victoria más importante y que más se valora consiste en como sale uno mismo, si sales enfadado y cabreado no solo has perdido el partido, sino que has sido derrotado también moralmente, en cambio si uno sale contento y orgulloso de lo que ha hecho a pesar de perder el partido, no has sido derrotado moralmente y eso es lo más importante del Rugby, el positivismo y la alegría .

Algo que debemos mejorar como equipo es evitar los piques con el equipo contrario, debemos pensar lógicamente y de forma inteligente, no nos debemos dejar llevar por esos sentimientos que nos nublan la realidad y nos pide a gritos que le reventemos la cabeza al contrincante por una mala jugada o alguna injusticia, de eso se encarga el árbitro y por mucho que le digamos al árbitro que el otro equipo ha hecho X cosa, el no nos va a creer, es solo va a creer lo que ve, así que seamos inteligentes y no nos dejemos llevar por una mala jugada del contrario o cualquier falta, de eso se encarga el árbitro, no nosotros, todo esto lo digo porque el Rugby visto desde fuera parece una justa pero visto desde dentro encuentras a una familia y esa familia no es sólo tu equipo, sino el equipo contrario, y es nuestra familia tanto dentro como fuera del partido, y si queremos hacerles daño o vengarnos por algo que nos han hecho de forma no reglamentaria se lo devolvemos de forma legal, es decir, la hostia se la demos en el placaje, no nos enfrentamos con el dentro del juego. Así que vamos a dar ejemplo a los de fuera y vamos a demostrar lo limpio que puede llegar a ser este deporte por muy sucio que parezca, porque el rugby es un deporte de villanos jugado por caballeros, no un deporte de villanos jugado por villanos.