El Rugby desde dentro

Por Bol

“El rugby es un deporte de villanos jugado por caballeros…”

Esta frase la oí hace tantos años que ni me acuerdo, y en el momento, cuanto menos me resulto ingeniosa. Pero nunca pensé que realmente, fuera una frase que pudiera tener una versión tan gráfica como la que tuvimos el domingo pasado (12 de abril) en el centro penitenciario de Estremera.

Cómo ya sabéis nuestro club, al igual que otros clubes de Madrid, que me conste al menos, hemos tenido la oportunidad de jugar contra la Escuela de Rugby Madiba, un equipo dirigido por Carlos Solla, formado por auténticos “Rugbiers” que circunstancialmente, son internos de dicha institución.

La jornada comenzó como siempre que toca partido, ciertos nervios, organización y logística de los jugadores, y sobretodo ganas de jugar al Rugby.

Este año el factor sorpresa  no nos afectó a la mayoría pues era ya la segunda vez que íbamos, pero sin duda, este año afloró el factor humano…

Las vueltas de la vida, y quizás alguna decisión mal tomada, nos puede poner dónde quizás no elegiríamos, pero por otro lado, la vida suele dar oportunidades para corregir el plan de ruta y situarte en el camino que estabas destinado a andar…y creo que el rugby es una grandísima herramienta para este objetivo.

Hace ya unos años,  uno de nuestros jugadores tomó la decisión de dejar de jugar al rugby, y años más tarde el rugby nos ha permitido volver a compartir campo de juego, eso sí, defendiendo diferentes colores, y precisamente en Estremera.

Como comprenderéis el cocktail de sensaciones era brutal, pero finalmente primo la emoción del reencuentro y más en estas condiciones, con el rugby como telón de fondo. Así nos conocimos y así nos reencontramos. Este compañero jugó la primer parte con su nuevo equipo, y la segunda con su club.

El rugby tiene estas cosas, es capaz de hacer volar los prejuicios y asentar de un plumazo los verdaderos valores de este deporte. Cuando suena el silbato no hay muro ni reja que se tenga en pie, la libertad fluye por el campo.

Y así fue cómo jugamos este grandísimo partido, libres.

El partido fue espectacular, el rival mostró una gran categoría, y demostró una evolución impresionante respecto al partido del año pasado. Estoy convencido que el año que viene Madiba va  a ponernos en una situación complicada a todos los clubes que vayamos a visitarles.

Muy duros en el placaje y en las abiertas, nos exigieron el 100% para poder meter nuestro primer ensayo, que en cuestión de minutos tuvo su réplica mediante un ensayo del equipo local.

Este año sí, las melés, dieron mucho juego. A pesar de la veteranía en este arte, los visitantes tuvieron  que aplicarse de lo lindo en todas y cada una de las melés.

Se vio muy buen juego de manos en ambos 15´s, y una enorme intensidad por parte del equipo local en todas las fases del juego, pero especialmente en la defensa y los placajes.

Finalmente el partido terminó 2 ensayos a 4, que dio la victoria  al equipo visitante, así que el trofeo Madiba de nuevo pasará una temporada más en Las Rozas, pero con mucha incertidumbre de su próximo destino, cara al próximo encuentro del año que viene.

Al final, cómo siempre, una cervecita “sin” bien fresca, para intercambiar impresiones sobre el partido, y para recordarnos a todos, que el Rugby es más que un deporte, es una familia y que además no entiende de muros y rejas.

Desde el club de rugby Ingenieros Industriales de Las Rozas, nuestro más sincero agradecimiento a la escuela de Rugby Madiba por el magnífico partido.

¡Nos vemos pronto!

RUGBY SOCIAL