Sin vosotros no habría sido posible

Por Maguila

Lo que fue, sin vosotr@s,  muy difícil.

Lo que queramos que sea, sin vosotros,  imposible

Si habéis leído la crónica de la Primera Jornada de Rugby Inclusivo, sabréis que fue un gran éxito. L@s chic@s de la asociación CLEVI disfrutaron de una jornada divertida y en la que pudieron ver como uno de sus compañeros del grupo de Los Planetas jugó varios minutos en un partido de rugby. Nuestro jugador, Andy pudo hacer lo que cualquier jugador de rugby quiere hacer, competir, hacer lo que hace todos los martes y jueves en un partido, para él fue increíble.. Ojalá todos los que defendemos nuestra camiseta disfrutásemos tanto como lo hizo él en esos cinco minutos en los que jugó de tercera con la camiseta de un veterano, que se siente orgulloso de ser su entrenador de apoyo.

Para mí fue un día muy especial, era la puesta de largo de nuestro proyecto, nuestra primera jornada de rugby inclusivo. Esta vez lo organizamos todo nosotros.

Me apetece contaros como se inicio la idea de esta jornada en particular. Al final entenderéis por qué.

Durante uno de los entrenamientos con Andy, su madre Rosa se quedó en la grada charlando con Bol y entre los dos, hablando, surgió una gran idea; estaría muy bien que Andy pudiera enseñar a sus compañeros de CLEVI del grupo de Los Planetas, lo que hace todos los martes y jueves dando igual si llueve, hace frío o si está cansado, entrenar y divertirse junto a sus compañeros del equipo de infantil negro de la Escuela de Rugby de Ingenieros Industriales Las Rozas. Andy aprovecha todos los entrenamientos, desde que empezó (solo ha faltado un día y era porque estaba con fiebre), lo hace disfrutando y divirtiéndose y lo que es más importante Andy es un jugador más del equipo, sus compañeros y los que somos sus entrenadores es así como lo tratamos porque él nos ha demostrado desde el primer día que es un jugador de rugby.

Volviendo a esa charla entre Rosa y Bol, cuando termino el entrenamiento Bol me comento la idea y me pareció la mejor forma de darnos a conocer. Rosa habló con la coordinadora de Los Planetas y nos pusimos enseguida en contacto. Decir que la colaboración por su parte fue increíble. Desde el primer momento, tuve la sensación de que iba a ser una gran jornada de rugby. Por parte de CLEVI vinieron representantes de Los Planetas y de Los Guepardos con sus coordinadoras y con varios voluntarios. Por parte de Industriales, este que escribe  tuvo la inmensa fortuna de ser el coordinador de la jornada. Por suerte para ayudarme conté con la mejor de las ayudas posibles, uno de mis compañeros de Rugby Social, un nutrido grupo de veteranos, un representante del FDE y sobre todo much@s niñ@s. Entre tod@s hicimos que el entrenamiento, de carácter lúdico y familiar, resultase un éxito desde la vuelta de calentamiento en la que vimos como un chico que utiliza una silla de ruedas como apoyo salió corriendo sin previo aviso, cuando le ofrecí mi ayuda me dejo bien claro que quería hacerlo él solo, únicamente un tortazo bastante interesante le hizo desistir de su intento de terminar la vuelta. Me parece que no soy el único que alucinó con esa lección de superación personal.

El momento cumbre de la jornada para mí fue cuando Andy vestido con mi camiseta de veterano entró en el campo de corto para jugar cinco minutos contra un equipo de rugby jugando de delantero con los amigos y compañeros con los que entrena todos los martes y jueves. Ver su cara de absoluta felicidad cuando paso por el pasillo fue un momento que por suerte yo tengo el placer de haberlo vivido y sobretodo disfrutado en primera persona. 

El final de un tercer tiempo que duró dos horas ni más ni menos fue el momento en el que se dio por finalizada la Primera Jornada de Rugby Inclusivo, sabiendo que es muy posible que en tres meses o incluso antes tengamos otra.

Si os he contado todo esto es para que veáis lo fácil que es organizar una jornada si hay gente con ganas de hacerla  y lo gratificante que resulta a nivel personal ver que el esfuerzo de organizarla merece la pena. Personalmente  formar parte del grupo de personas que hemos hecho posible una jornada de rugby inclusivo en nuestro campo me hace sentir muy bien y os lo recomiendo a tod@s. No creo que me equivoque al afirmar que  l@s que hemos participado hemos aprendido mucho más de lo que hemos podido enseñar.

Estoy convencido de la necesidad de tener un grupo de trabajo que le dé a nuestro proyecto de Rugby Inclusivo la firmeza que necesita para existir. Al ser un proyecto de club, creo que lo más lógico es que en este grupo de trabajo estén representadas  todas las categorías.

Os pido a tod@s l@s que podáis estar interesad@s en formar parte de este equipo que os apuntéis en la página o en el Facebook poniendo su nombre o mote  y disponibilidad horaria y temporal, que horas podéis colaborar y durante cuánto tiempo.

Apuntaros l@s que seáis conscientes de la responsabilidad que adquirís y queráis ayudar a que nuestro deporte, el rugby, el que nos ha incluido a tod@s nosotr@s sea deporte inclusivo al 100% 

Espero que hallas leído hasta el final, gracias, y ya que llego al final voy a aprovechar  para dar las gracias a tod@s l@s que hacéis que este proyecto sea cada vez más de todo el Club y no solo de unos cuantos. Gracias a mis compañeros de Rugby Social, gracias a los entrenadores de la escuela y en particular a los de infantiles, gracias a todos los jugadores y jugadoras infantiles, estáis demostrando que sois mejores personas que jugadores y algun@s sois cracks jugando. Gracias a CLEVI por darnos la oportunidad de disfrutar con vosotr@s. de una espléndida jornada. Gracias al cuerpo técnico y a los jugadores de infantiles del CRC por permitir esos minutos mágicos en los que Andy compitió defendiendo sus colores contra otro equipo. Por último, l@s más importantes, gracias a Andy y a tod@s l@s que me enseñáis mucho más de lo que yo os puedo enseñar a vosotr@s.