Temporada de recios en el equipo "B"

Trevi, Ramón, Seta y Combopor Carlos García-Trevijano Trevi

Me gustaría comenzar esta historia dando las gracias, a quien fuere, por la temporada que he tenido el gusto de disfrutar. Una temporada cargada de sufrimiento y alivio, de dolor y placer, de momentos buenos y malos, pero sobre todo de grandes compañeros y mejores amigos. Quiero agradecerles también a todos ellos el gran año que he pasado y el honor y placer que ha sido para mí ser su capitán ya que ellos son los mayores culpables de que me sienta tan orgulloso de formar parte de esta familia. Me refiero, para los que no lo sepáis, a ese equipo que no se rinde, a esa manada de gorilas que ha acuñado un nombre que le va “que ni pintao”, me refiero, amigos, a “Los Recios”.


La verdad es que plasmar mis sentimientos en palabras nunca se me ha dado demasiado bien. Es sencillo soltar palabras como honor, sacrificio o compañerismo. Es fácil remitirse a palabras de hombres sabios, o simplemente de otros hombres, que han halagado mil veces este deporte que practicamos (y que nos aúna) y sus valores. Lo que verdaderamente me parece complicado es decir, con mis palabras, con el corazón, lo que siento por el equipo del que formo y creo que formaré parte para siempre allá donde quiera que estemos cada uno de nosotros, juntos o no.

Leer más...

Paco Usero

Paco Usero se ha ido como ha vivido, sin ruido, sin molestar. Su discreción, su respeto para los demás no podía dejar a nadie indiferente. Nos marcó a todos sus conocimientos técnicos pero mucho más los valores que llevaba dentro de él, un profundo respeto par el ser humano. Siempre destacaba lo mejor de cada uno.

El me abrió las puertas del Liceo. Mi primer encuentro me marcó cuando me comentó, con la humildad que le caracterizaba: "De rugby no sé nada, pero de rugby español soy un especialista"

Gracias a él he podido entrenar y crecer como entrenador, gracias a las formaciones dispensadas y sus informes que me enviaba cada lunes después de los partidos de los juveniles del Liceo. En esos siempre destacaba lo positivo del equipo y el trabajo del cuerpo técnico. También sugería puntos de mejora con su estilo: Sugerir nunca imponer.

También gracias a él tuve la suerte compartir grandes momentos: Una cena con Pierre Villepreux entrenador del XV de Francia, de Toulouse, uno de los inventores del juego de movimiento. Pensaba que era broma cuando una mañana recibí una llamada de Cesar Áchila en nombre de Paco para compartir una cena con Pierre Villepreux. Este momento fue único y se lo debo a Paco. Igual que varios otros encuentros con grandes del mundo del rugby: Steve Mac Dowell, Bernard Charreyre,...

Somos muchos, en todos los clubes de España, los técnicos que hemos aprendido de él. Siempre me impresionaba su conocimientos técnicos, sus análisis, su pedagogía y su arte para llevarte donde quiere sin imponer nunca nada. Todos somos sus herederos, él se ha ido pero debemos perpetuar su amor al rugby y su respeto al ser humano.
El mas bonito homenaje que le podemos dar es a la ahora de tomar una decisión recordarnos cómo Paco habría actuado

Paco, gracias por todo, lo rugbístico y sobre todo, lo demás.

 

Jean-Bernard Devouton

Cuatro Indus en la corte del rey Wilkinson

Estar rodeados de superestrellas del rugby mundial no era el objetivo del viaje, pero moló.

La semana pasada, cuatro técnicos de Industriales viajamos a Toulon para estudiar el funcionamiento del club. Queríamos ver fundamentalmente -pero no solo- la escuela, y comprobar cómo, cuándo, dónde y cuánto entrenan los muchachos del actual campeón de Europa.

El viaje entraba dentro del acuerdo de colaboración que negociaron las directivas de ambos clubes cuando el equipo rojo y negro se interesó por el jugador (azul y negro) Rafa de Santiago, Rafutín, para los amigos.

Para empezar hay que darle las gracias a Rafa, que está viviendo allí una experiencia inolvidable, pero que nos ha abierto con su talento una puerta a los demás que es, desde luego, impagable. Con él, y con su amigo Facu (un personaje al que vale la pena conocer) compartimos algunos momentos fantásticos y fueron siempre unos grandes anfitriones.

Estuvimos siete días en los que hemos tenido jornadas de mañana y tarde viendo todos los entrenamientos, desde el equipo profesional y en Centro de Formación en el que están Rafa y Facu (una especie de grupo de élite de 15 chicos entre los 18 y los 22 años), hasta los pequeños Sub7, pasando por todas las categorías, (sub9, 11, 13, 15, etc.). Hemos tenido, además dos charlas técnicas con uno de los entrenadores de sub19, categoría en la que juega Rafa y en la que el otro entrenador, por cierto, es Stephane Champ, hermano del mítico tercera, Eric Champ. 

Hemos tenido, además, la suerte de poder acudir a un partido de Top14, contra Biarritz, un encuentro bonito e igualado del que también hemos aprendido algunas cosas.

Todo esto gracias, también, a la extraordinaria acogida y la hospitalidad de todos los entrenadores, educadores y directivos del club francés que nos han dado acceso a lugares donde no había entrado nadie, así como todas las facilidades e información que podíamos necesitar.

¿Qué toca ahora?

Todo esto debe tener una repercusión positiva sobre el club. Venimos los cuatro (Aníbal, Dani, Larry y Jaime) cargados de ideas, de experiencias, de reflexiones y aprendizaje. Tenemos que ordenar toda la información y extraer de todo lo visto las conclusiones para tratar de aplicar en Industriales aquellas cosas que sean importables. Algunas lo serán en un plazo más o menos corto, otras habrá que esperar más. Nuestra idea es intentar transmitir nuestra experiencia a la dirección del club y el resto de técnicos, y en eso estamos.

Para terminar, me gustaría destacar la magnífica organización del viaje, que ha montado Rafuto padre.

 

Subcategorías