Paco Usero

Paco Usero se ha ido como ha vivido, sin ruido, sin molestar. Su discreción, su respeto para los demás no podía dejar a nadie indiferente. Nos marcó a todos sus conocimientos técnicos pero mucho más los valores que llevaba dentro de él, un profundo respeto par el ser humano. Siempre destacaba lo mejor de cada uno.

El me abrió las puertas del Liceo. Mi primer encuentro me marcó cuando me comentó, con la humildad que le caracterizaba: "De rugby no sé nada, pero de rugby español soy un especialista"

Gracias a él he podido entrenar y crecer como entrenador, gracias a las formaciones dispensadas y sus informes que me enviaba cada lunes después de los partidos de los juveniles del Liceo. En esos siempre destacaba lo positivo del equipo y el trabajo del cuerpo técnico. También sugería puntos de mejora con su estilo: Sugerir nunca imponer.

También gracias a él tuve la suerte compartir grandes momentos: Una cena con Pierre Villepreux entrenador del XV de Francia, de Toulouse, uno de los inventores del juego de movimiento. Pensaba que era broma cuando una mañana recibí una llamada de Cesar Áchila en nombre de Paco para compartir una cena con Pierre Villepreux. Este momento fue único y se lo debo a Paco. Igual que varios otros encuentros con grandes del mundo del rugby: Steve Mac Dowell, Bernard Charreyre,...

Somos muchos, en todos los clubes de España, los técnicos que hemos aprendido de él. Siempre me impresionaba su conocimientos técnicos, sus análisis, su pedagogía y su arte para llevarte donde quiere sin imponer nunca nada. Todos somos sus herederos, él se ha ido pero debemos perpetuar su amor al rugby y su respeto al ser humano.
El mas bonito homenaje que le podemos dar es a la ahora de tomar una decisión recordarnos cómo Paco habría actuado

Paco, gracias por todo, lo rugbístico y sobre todo, lo demás.

 

Jean-Bernard Devouton